TwitterFacebookGoogleLinkedInEmail
formats

ESTRATEGIAS DE RELAJACIÓN PARA MUJERES EMBARAZADAS.

Durante el embarazo, las mujeres están expuesta a una serie de cambios físicos muy rápidos, y que a menudo conllevan un fuerte impacto a nivel emocional. Por eso conviene prestar atención al estrés al que pueda estar sometida la futura mamá y trabajar algunas estrategias o técnicas de relajación.

¿Por qué debemos prestar atención al nivel de estrés durante el embarazo? un estado de estrés y de tensión elevados podría  al bebe, ya que el estrés prolongado en la mujer embarazada aumenta la posibilidad de que tras el nacimiento el bebé tenga un alto nivel de activación, irritabilidad, sueño irregular, bajo peso al nacer, llanto persistente… Por esta razón, numerosas investigaciones se han centrado en estudiar como amortiguar los efectos del estrés o la ansiedad en el feto a través de técnicas o estrategias de relajación.

Durante el primer trimestre del embarazo los cambios emocionales son frecuentes, comenzando con alegría el inicio de esta nueva etapa. Sin embargo, pronto comienzan temores sobre cómo afrontar la nueva situación y se experimentan frecuentes cambios de humor, comúnmente asociados a los cambios físicos que están teniendo lugar (cansancio, desinterés, bajo deseo sexual, mareos o nauseas…).

Es al comienzo del segundo trimestre cuando estás emociones dan un vuelco. La mamá comienza a adaptarse a esta nueva situación y los cambios hormonales que estaban teniendo lugar en la primera fase comienzan a estabilizarse. Además, comienzan las primeras ecografías, los preparativos para la llegada del bebé, la mamá comienza a sentir cómo se mueve… todo esto hace que las emociones positivas crezcan.

Al final de embarazo, la futura mamá vuelve a encontrarse muy cansada, tiene dificultades para dormir, dolores de espaldas, molestias en el pecho, pesadez de piernas… y todo esto se suma la creciente preocupación por el inminente parto, la ansiedad por conocer a su bebé y la inseguridad ante la crianza.

Como vemos son múltiples los cambios que experimenta la futura mamá. Por esta razón, a continuación os damos algunas pautas que os ayuden a relajaros:

· Dedícate mínimo 25-30 minutos a la semana. Lo ideal es que busques 25-30 minutos al día donde nadie te moleste. Y recuerda que el exceso en este caso no está contraindicado.

· Busca un lugar cómodo. Coloca cojines o almohadones sobre la cama y siéntate procurando que todo tu cuerpo esté apoyado.

· Pon una música suave y relajante. Intenta evitar ruidos, como por ejemplo llamadas inoportunas al móvil.

· Comienza con ejercicios de respiración. Focaliza tu atención en la respiración, que sea pausando y profunda. Inspira energía positiva y expira todas las tensiones y todo el estrés. Mantén esta respiración durante algunos minutos.

· Continúa haciendo ejercicios de relajación progresiva. Esta técnica consiste en que poco a poco vayas tensando y destensando cada una de las partes de tu cuerpo, centrando tu atención exclusivamente en esta zona y en cómo liberas la tensión. Comienza por los dedos de los pies, sube por las piernas, rodillas, muslos, abdomen, tórax, cuello, hombro, manos, columna, cabeza, cara, frente, párpados, mandíbula y labios. Puedes acompañar todo este proceso con la visualización de imágenes (como por ejemplo imaginar que tus pulmones son dos ventanales para coger aire).relajación para embarazadas

Te adjuntamos un video que puedes seguir para ir realizando paso a paso los ejercicios de relajación que te proponemos. Sin embargo, si lo preferís también podéis grabaros vosotras mismas dándoos las instrucciones a seguir o podéis pedírselo a vuestra pareja.

Esperamos que os sirvan estas pautas y os ayuden ante los momentos de mayor estrés. Mucha suerte a todas las futuras mamás y muchas felicidades por esta preciosa etapa que estáis emprendiendo. ¡Disfrutarla!

Vídeo para hacer ejercicios de relajación: http://www.youtube.com/watch?v=pBBDq7-xtxI

 

Copyright © 2014 Neuroteca

Deja tu comentario